Sobre mí

Soy Silvia, mujer, madre y gran enamorada de la vida en su más amplio sentido (por eso estudié biología).

Mi motor en esta aventura son mi niña y mi marido, quienes me ayudan a crecer y disfrutar cada día.

Me gusta conectarme a mí misma a través de la práctica de yoga y la naturaleza. Me considero adicta a la felicidad, a los buenos libros de divulgación y a las sonrisas.

Entiendo la vida como un camino infinito de aprendizaje y descubrimiento, de goce y disfrute. Me siento muy afortunada al dedicarme a lo que me apasiona: el bienestar de las personas. Gracias a mi camino de crecimiento personal y profesional, hoy soy la terapeuta que me hubiera gustado conocer hace 25 años cuando estaba tan perdida y con tanto dolor.

Te cuento para qué estoy aquí. Fui estreñida desde que nací, o eso me dijeron, y no fue hasta los 18 años, tras la selectividad y su estrés, cuando todo aquel desorden intestinal se manifestó con dolor y agonía. Me pusieron la etiqueta de “colon irritable” y un medicamento que no me quitaba los espasmos. Tiempo después me dijeron que era “hipertiroidea”. Estas etiquetas me paralizaron y no tenía respuestas para ellas.

Cada vez que tenía una época de estrés (la carrera, mi primer trabajo o mi primera ruptura sentimental), todo empeoraba y se agudizaba. Sentía dolor 24 horas al día, 7 días a la semana. Toqué fondo después de sufrir 3 meses de insomnio por una racha de estrés en el trabajo. Fue entonces cuando tomé conciencia de que tenía que cambiar algo en mi vida.

El primer gran paso fue cambiar mi alimentación, lo que abrió mi mente a otras opciones, otras posibilidades Me responsabilicé de mi propio cuerpo, de mis propias emociones, y deseché todas aquellas etiquetas. Necesitaba renovar todo mi ser.

Después de 12 años de trabajo en un centro nacional de investigación científica, amplié mi idea de lo que es la salud, lo que me condujo a una nueva forma de vivir la vida. Tomé la gran decisión de dejar la investigación y empecé a formarme en varias terapias complementarias y naturales. Primero como terapeuta de shiatsu, luego en kinesiología, nutrición y PNI. 

Conocer estas terapias, formarme en ellas y tratarme con ellas, accionaron en mí la palanca que operó el cambio: entendí los traumas que me bloqueaban, adquirí nuevos hábitos de sueño, ejercicio y alimentación. Todo empezó a cambiar radicalmente en mí. Empezaba a sentirme bien.

Me especialicé en sistema digestivo, por mis propias necesidades, las de mi hija y personas como tú. Estudié sobre sensibilidades a alimentos, microbiota y, por supuesto, sobre la glándula tiroides. Aún hoy sigo ampliando conocimientos; no pararé de formarme porque me encanta aprender y tener cada día más herramientas para acompañarte en tu proceso.

 “Si haces lo que te apasiona, es más fácil hacerlo bien”

Todo lo que te propongo en consulta, cada pauta, cada acción, cada suplemento, lo he probado y experimentado antes en mí misma. Puedo decir que, desde hace más de 10 años, vivo sin dolor, feliz, sana, activa y entusiasmada de poder acompañar a personas que, como tú, están buscando una alternativa.

Te deseo que tu camino empiece antes que comenzó el mío, que empieces hoy mismo si puedes. Si me permites acompañarte, compartiré contigo toda mi experiencia profesional y personal para que dentro de un tiempo, tú también te sientas feliz, activo y con una mejor calidad de vida física y mental.

Gracias por leerme.

Silvia Juárez

Licenciada en Biología por la UCM.

Diplomada en Reflexokinesia® Clínica basada en Neurología Funcional.

Especializada en Sistema Digestivo. 

Postgrado Online de Microbiota y Cursos de Disbiosis en el Intestino Delgado

Curso Experto en Glándula Tiroides.

QUÉ TE OFREZCO

[

Terapia totalmente individual y personalizada ajustada a tu situación particular

[

Experiencia profesional de 20 años en el ámbito de la salud.

[

Un espacio de confianza donde sientes que tú eres lo más importante y donde trabajamos por desarrollar los pilares de tu cuerpo y de tu mente, según tus propias necesidades.

“no podemos estar bien si no cuidamos nuestro cuerpo y nuestra mente”